Elías Heim, Instalaciones
Imelda Ramírez González
Profesora del Departamento de Humanidades de la Universidad EAFIT

    
Durante el montaje de las Instalaciones de Elías Heim en el Centro de Artes de la Universidad EAFIT, el artista caleño ofreció una serie de charlas sobre la escultura contemporánea y sobre el proceso de diseño y construcción de sus instalaciones, en especial el "CONSOLADOR DE ESPACIOS SOLITARIOS, EVOCACIÓN CINÉTICA DE UNA TORTUGA INVERTIDA, NARCISO" participante en la Bienal de Sao Paulo e incluida en esta exposición.
A través de éstas conversaciones se descubren nuevas facetas del proceso creativo en la obra de Elías. Sus proyectos se consolidan tras un largo período de formación durante el cual, y desde el instante mismo de la invitación, cada pequeño suceso, cada encuentro y cada asociación, se registra y relaciona con el acontecimiento, el lugar y las circunstancias. Y se convierten, además, en un pretexto para orientar la búsqueda, la cual se da, al fin de cuentas, como una respuesta existencial. Cada uno de los proyectos se acompaña de una larga y silenciosa historia, independiente y rica, como los artefactos finales.
En su proceso creativo, los museos se dan como una referencia conceptual explícita y como materia prima. Después de Marcel Duchamp, piensa Elías, los criterios de validación de la obra de arte se juegan en los límites del museo, tras la retirada de los preceptos de la estética clásica. Pero de los museos, Elías se interesa, no por su función convencional, la de exhibir y conservar obras de arte, sino por una tangencial, periférica e invisible para el público. Cada gestión del museo se transforma en un argumento para él: los seguros, el papeleo, el transporte, el mercado, las marcas de un helipuerto inservible por los arboles cercanos, los agujeros resanados una y otra vez en las paredes del museo, sus inundaciones y sus padecimientos silenciosos, como también sus tristes soledades. En fin, todo, menos las obras allí expuestas.
El artefacto "CONSOLADOR DE ESPACIOS SOLITARIOS, EVOCACIÓN CINÉTICA DE UNA TORTUGA INVERTIDA, NARCISO", por ejemplo, se origina de su andar por las calles europeas, donde observa los lugares, su arquitectura y sus habitantes. Toma nota de las formas, de la relación de los objetos con la escala humana y de las múltiples soluciones tecnológicas. Todo encuentro hace parte de un minucioso azar regulado por un deseo que él traduce poéticamente en la construcción de sus anatomías mecánicas, especies de animales o plantas mitológicas que además de máquinas, responden a sentimientos y tienen una historia.
La escultura, dice Heim, surge del diálogo entre el museo y el espectador, es una relación, es algo versátil dentro de un espacio, que lo transforma. Y el artista, un operador social que, a través de sus artefactos, señala algo inquietante o anómalo, hace un diagnóstico y, como un médico, busca proveer alivio. Sus artefactos por eso, dice Elías, son terapéuticos, como la caricia amorosa que consuela -y cura de manera simbólica- el llanto del niño cuando se lastima. En este caso, la enfermedad que Elías señala tiene que ver con un síntoma: la soledad de los museos en Latinoamérica. Vacío que se impone de la comparación norte - sur, centro - periferia, dice él.
En el viejo continente, Elías visita las tres grandes exposiciones retrospectivas del momento: una de Cezanne, otra de Van Gogh y otra de Vermeer. Las filas para entrar a los museos son interminables, aun cuando las boletas se venden en horarios predeterminados. Elías registra este hecho con un tacómetro , el cual le permite, no ya medir la velocidad, sino el revuelo producido en el aire por la presencia de la multitud. En la exposición de Van Gogh alcanza hasta 2,500 revoluciones por minuto, (no entiendo lo que esto sea, pero su expresión me dice que es un número muy alto). Cuando Elías llega a Bogotá repite la medición. La aguja del tacómetro no se mueve. Los museos en estas tierras están solos. Es una conclusión, pero también una pregunta, y estas instalaciones son su producto.
El CULTIVO DE VIENTO es una obra reciente, un tecno - jardín cuyas flores, como molinos de viento, son accionadas por unos motores como respuesta a una acción térmica de la luz, generando un viento similar al producido por 2,500 espectadores, en este caso, fantasmas. Es una cultivo para multiplicar el público de los museos, una democratización simbólica de la educación en el arte.
El título de sus instalaciones completa la labor constructiva de los artefactos, es un mecanismo de síntesis de todo el proceso, una guía poética, más no gráfica. Para el caso del "CONSOLADOR DE ESPACIOS SOLITARIOS, EVOCACIÓN CINÉTICA DE UNA TORTUGA INVERTIDA, NARCISO", el título insinúa, sin cerrar caminos. Además de consolar espacios solitarios, el artefacto, dice su título, es la evocación cinética de una tortuga invertida cuyas prolongaciones - camas, pétalos - se encogen y se distienden accionadas por unos tubos flexibles por donde sale aire, unidos a un tubo principal - un falo, dice el crítico Miguel González - que recoge nuevamente el aire. De esta manera, el aire está en continua circulación, como el aire revuelto de aquellos museos multitudinarios. Museo y aparato se satisfacen mutuamente en un abrazo como narciso confundido con su reflejo, ambos se consuelan en su soledad y aislamiento en una acción fecundante y compensatoria. Pero, a pesar de todo, no están solos, ni su acción es inútil. Las personas están presentes en su ausencia, como promesa y esperanza. Las personas, dice Elías, se incluyen, pero en su falta, en su huella, en su negativo: como fantasmas.
Sus artefactos traducen soluciones tecnológicas en apariencia complejas que les permiten moverse, caminar, acariciar, consolar y simular situaciones perceptuales. Esta traducción tecnológica plantea una reflexión política sobre el desarrollo, sobre la modernidad y la modernización en países como el nuestro, donde las multinacionales buscando mano de obra barata, tienen sus centros de producción con tecnología de punta. La tecnología entre nosotros no es algo desechable que va renovando los ambientes para la vida, como en los países desarrollados sino, por el contrario, un objeto de admiración y culto. El equipo de sonido y la televisión son lo más fundamental de una casa. Nuestros carros tardan muchos años en morir.
Desde que sus obras están en la Biblioteca de la Universidad, también mi lugar de trabajo, de tanto en tanto me inquieto por la cercanía de unos helicópteros, me recuerdan que estoy en una situación de peligro y de guerra. Al momento, y con alivio, cuando reorganizo mi experiencia reconozco que el sonido viene de abajo, de los artefactos de Elías instalados en primer piso del edificio. Son las ANOMALIAS NECESARIAS PARA MANTENER UNA ISLA DESIERTA. El museo, dice Elías, está desierto de obras maestras. Recuerda las instrucciones que recibió para su participación en la Bienal de Sao Paulo, donde decía que las obras maestras por su costo, se transportarían en helicóptero. En el techo del Museo La Tertulia de Cali hay unas marcas para un helipuerto y un gran árbol las hace inservibles, no hay obras maestras en Colombia, piensa....y así, sucesivamente empieza a tejer sus historias fascinantes que van generando sus artefactos sensibles y reparadores, los mismos que uno acaba uno queriendo por su discreta nobleza.

Medellín Noviembre de 2000

Para ampliar
las imágenes
haga "click"
sobre ellas

      

Anomalías necesarias
para mantener
una isla desierta

Anomalías necesarias para mantener una isla desierta

 

Anomalías necesarias para mantener una isla desierta

 

Anomalías necesarias para mantener una isla desierta

 

Anomalías necesarias para mantener una isla desierta

   

Consolador de espacios
solitarios, narciso,
evocación cinética
de una tortuga invertida

Consolador de espacios solitarios, narciso, evocación cinética de una tortuga invertida

 

Consolador de espacios solitarios, narciso, evocación cinética de una tortuga invertida

  

Acariciador de paredes
agujereadas, ventosas
y depósito de E.D.D.C.

Acariciador de paredes agujereadas, ventosas y depósito de E.D.D.C.

    

Acariciador de paredes agujereadas, ventosas y depósito de E.D.D.C.

   

Cultivo de viento

Cultivo de viento

 

Cultivo de viento

Conversación con Elías Heim
     Por Pascual Gaviria U.
     Imelda Ramírez G.