inicioinicio
crónicacrónica
carta robadacarta robada
artesartes
relatorelato
deportesdeportes
libroslibros
ensayoensayo
postalespostales
pie de fotopie de foto
disco rayadodisco rayado
cómiccómic


 

Pie de Foto

El Parque Minimizar

Camilo Restrepo

Imágenes tomadas de: http://www.nytimes.com/packages/html/arts/20070923_YOSHIYUKI_FEATURE/blocker.html

En algunas de las fotos, que fueron hechas durante los años 70 en tres parques de Tokio, se pueden ver parejas revolcándose sobre la hierba o sobre periódicos, abrazadas en bancas de madera o sobre piedras, apoyadas en árboles o escondidas bajo arbustos. Y junto a ellas, carteras, cuadernos y paraguas; raquetas de tenis y mochilas deportivas; pañuelos, sacos y zapatos. Objetos dejados a un lado afanosamente mientras sucedían estos encuentros casuales y secretos.

En otras aparecen hombres recostados en los árboles -a la espera- o inmersos en arbustos -atentos a lo que pasa-. No hablan entre ellos y ni siquiera parecen mirarse. Son los mirones. En medio de la oscuridad aguardan pacientemente a que caigan sus presas. Y a su lado, sin que lo sepan, el fotógrafo. Aunque no sale en esas fotos de encuadres afanosos y texturas granulares, sí tuvo que estar ahí durante meses, sin disparar, para volverse otro mas entre ellos; un verdadero trabajo de campo.

Un tercer grupo de imágenes mezcla las anteriores. Las parejas se revuelcan y con un andar sigiloso y la pupila dilatada, los mirones se aproximan. A veces solos, a veces en manada, llegando incluso a romper con la imposibilidad vouyerista de alcanzar a su objeto: la noche permite que sus manos se mezclen con los cuerpos espiados. Pero el fotógrafo, que ha avanzado junto a ellos, se ha detenido un paso antes; con su pequeña cámara de película infrarroja y flash filtrado -que al destellar no parece mas que un carro que pasa-, ha convertido a los que espían en espiados. Ahora él -y por ende cualquiera de nosotros- es el mirón de los mirones.

La primera vez que expuso estas imágenes, Kohei Yoshiyuki quiso recrear la situación de toma fotográfica en la que el se encontraba. Una galería a oscuras. A cada visitante se le entregaba una linterna para que iluminara parcialmente y también tocara las fotografías en tamaño natural adheridas a las paredes. No es difícil imaginar al artista, desaparecido en medio de la sala y con la tranquilidad de una copa de champaña en la mano, añadiendo un eslabón mas a la cadena alimenticia: mirando mirar a los nuevos mirones. 


 

  

Debate Minimizar
 

comments powered by Disqus


 
             

 

inicioinicio
crónicacrónica
carta robadacarta robada
artesartes
relatorelato
deportesdeportes
libroslibros
ensayoensayo
postalespostales
pie de fotopie de foto
disco rayadodisco rayado
cómiccómic

colmillo@rabodeaji.com. www.rabodeaji.com 2007 ©. Todos los derechos reservados

DotNetNuke Powered!